"Contínuo en 2 fases". Mediante procesos de centrifugación se separan las distintas fases, el líquido oleoso y el sólido (alperujo), sin que haya contacto en ningún momento entre el aceite y el oxígeno. Las características organolépticas y analíticas de los aceites se mantienen perfectas, sin sufrir alteraciones.