Hoy más que nunca, la gestión del medio ambiente es un tema crucial para el éxito de cualquier negocio. Para muchos la respuesta es un Sistema de Gestión del Medio Ambiente (SGA), un marco en el cual gestionar los impactos que se producen en el medio ambiente. Además de reducir un impacto negativo en el medio ambiente, un SGA puede reducir costes, mejorar la eficiencia y dar una ventaja competitiva a las empresas.

La ISO 14001 es una norma internacionalmente aceptada que expresa cómo establecer un SGA efectivo. La norma está diseñada para conseguir un equilibrio entre el mantenimiento de la rentabilidad y la reducción de los impactos en el medio ambiente y, con el apoyo de las organizaciones, es posible alcanzar ambos objetivos.

En nuestro caso, dado nuestra vinculación al sector ecológico en el cual el equilibrio medioambiental es muy importante, la implantación de dicha norma ha resultado ser vital pues, tras conocer aquellos aspectos significativos desde el punto de vista medioambiental hemos podido ir actuando sobre ellos para minimizar sus posibles impactos.