ALCUBILLA 2000, S.L. CALCULA Y VERIFICA LA EMISION DE CO2 DE SU ACEITE DE OLIVA ECOLÓGICO “LUQUE”

ALCUBILLA 2000, S.L. acaba de convertirse en la primera y única almazara española en calcular, verificar e informar en su envase sobre las emisiones
GEI de su aceite de oliva virgen extra ecológico “LUQUE” a la atmósfera.

La Asociación de Empresarios Productores Ecológicos de Andalucía (EPEA), de la que es miembro ALCUBILLA 2000, S.L., ha puesto en marcha un proyecto,
único en España, para medir y verificar la llamada “huella de carbono” de los productos agroalimentarios. Es decir, se ha calculado el total de las emisiones
de gases efecto invernadero generadas a lo largo del ciclo de vida del producto, desde la adquisición de las materias primas hasta su gestión como residuo.
Con este nuevo instrumento ALCUBILLA 2000, S.L. ha conseguido conocer su huella de carbono para su formato de 1 L en botella de vidrio y, lo que es más
importante, se compromete a reducir sus emisiones de CO2. De esta forma, los consumidores finales podrán tener una idea más cercana de los esfuerzos
medioambientales de la empresa.

El proyecto ha sido impulsado por EPEA y cuenta con la asistencia técnica de AFHA Consultores y Det Norske Veritas - España (DNV), que han desarrollado la
metodología de cálculo y de la verificación de los resultados. Además, dicho proyecto cuenta con el apoyo de la Junta de Andalucía.

Esta iniciativa es pionera en España ya que es la primera vez que se adapta la herramienta de medición de emisiones específicamente a un sector (en esta
primera experiencia, al sector agroalimentario). Dicha herramienta se basa en el protocolo PAS 2050, una norma de carácter generalista que, por el momento,
estaba siendo utilizada por algunas empresas de esta forma. Sin embargo, el proyecto ‘CO2 Verificado’ ajusta al detalle esta herramienta y la concreta en
guías metodológicas sectoriales, midiendo las emisiones durante todas y cada una de las etapas de la producción agrícola: empezando por la preparación de la
tierra, fertilización, tratamientos, recolección; pasando por la elaboración, transporte de materias primas, subproductos, energía eléctrica; y llegando hasta
la distribución del producto en destino.

En segundo lugar, la información sobre la huella de carbono de un producto ‘CO2 Verificado’ incorpora la certificación externa por una tercera parte debidamente
cualificada y acreditada, que asegura que el cálculo se ha realizado conforme a los criterios establecidos y se han utilizado datos adecuados. Es decir, que los
datos que lleguen al consumidor no han sido arbitrariamente emitidos por la empresa, sino comprobados y verificados.

En tercer lugar, la novedad de ‘CO2 Verificado’ es que las industrias agroalimentarias, una vez conocida su huella de carbono, se comprometen a
reducirla y a seguir informando al consumidor.

Cada formato tendrá su cálculo individualizado y será marcado con el logotipo del proyecto (ver imagen adjunta) para que los consumidores lo puedan
identificar fácilmente.

Con la llegada de la nueva campaña de aceitunas, las primeras botellas de aceite ecológico LUQUE ya han sido marcadas con el logotipo ‘CO2 Verificado’ y podrán encontrarse en los establecimientos.